Bizcocho para tartas fondant


Este es uno de mis bizcochos favorito, tiene un sabor delicioso, es esponjoso y súperjugoso. Y además es un bizcocho perfecto para tartas decoradas con pasta de azúcar, sin riesgo de grietas o hundimiento. 

La mantequilla, además de aportarle cuerpo y sabor, juntamente con el buttermilk le aporta humedad lo que hace con que ese bizcocho no necesite el agregado de almíbar. 

*** Admite innumerables combinaciones, sabor limón, naranja, vainilla, chocolate. 

Yo adapté la receta del libro: Cakes by Design"de Scott Clark Wooley y Michael G. Farrace 
Ingredientes: 

- 190 g de mantequilla sin sal (a temperatura ambiente) 
- 320 g de azúcar 
- 4 huevos (L) (a temperatura ambiente) 
- 250 ml de Buttermilk * 
- 375 g de harina
- 2 ½ cucharaditas de levadura química 
- ½ cucharadita de sal 
Este bizcocho crece unos 7-8 centímetros, en un molde de 20cmx10cm o 5-6cm en dos moldes de 15cmx10cm, pero necesita una duración de cocción bastante mayor. Si tienes un molde bajo hará falta forrar el molde con papel de horno, así evitarás que se salga y que se derrame fuera del molde. 

* Buttermilk: Puedes sustituirlo por 250 ml de leche con una cucharada de vinagre (15ml), dejar reposar 15 min.

Preparación: 

1- Tamizar la harina, levadura y sal en un cuenco. 
2- Batir la mantequilla con el azúcar hasta obtener una masa esponjosa y suave. 
3- Poner la batidora a la velocidad más baja y añadir los huevos, uno a uno, para que se mezclen bien y le entre bastante aire a la masa. En este punto, a veces la masa puede presentar un aspecto como de estar “cortada”. No os preocupéis, es normal y se arreglará al incorporar la harina 
4- Cambiar las varillas por la pala y añadir ahora, alternativamente, un poco de harina y un poco de Buttermilk a la masa. Empieza y acaba con la harina. Mezclar todo a baja velocidad, lo justo hasta que la harina y el Buttermilk estén incorporados. 
5,6- Verter la masa en el molde y cocinar más o menos 50min a 1,5 horas (depende de tu horno y del tamaño del molde), comprobando después la tarta con un pincho. 
7- Hornear con el horno pre-calentado a 160º. 

Consejos:

** Todos los ingredientes deben de estar a TEMPERATURA AMBIENTE, (tienes que sacar con tiempo los huevos y la mantequilla de la nevera). 
** Para medir todo esto utilizo una báscula 
** El tiempo de cocción dependerá del tiempo que el horno lleve encendido y también del tamaño del bizcocho. En cualquier caso, PROCURA NO ABRIR EL HORNO al principio, al menos durante la primera media hora. 
** Este bizcocho es bastante lento de cocción y, dependiendo del tamaño, puede tardar 1 a 1,5 horas en cocerse. 
** Cuando consideres que ya está horneado, saca el bizcocho del horno y deja que se enfríe 15 minutos en el molde. Luego desmolda en una rejilla para que se enfríe completamente. 
** No lo rellenes ni lo esculpas hasta que no esté frío del todo. Es mejor incluso dejar pasar un día entero para que se asiente. Lo debes tapar con plástico de cocina o con papel de aluminio para que no se seque. 
** SE PUEDEN CONGELAR estupendamente. Así los puedes hacer con antelación y, con sacarlos el día de antes de decorarlos, están casi tan frescos como el primer día.
 

Madeira sponge cake (MSC)


Hasta ahora no había puesto la receta del archiconocido Madeira Sponge Cake (MSC), un todoterreno en el mundo del SugarCraft por su firmeza y conservación, ya que gracias a eso se puede tornear con facilidad cuando realizamos tartas en 3D.

En este caso, yo lo hice de vainilla y en un molde cuadrado de 18 cm. por lo que añadí a la masa 1 tbsp (15 ml.) de aroma de vainilla.


En el bol ponemos la mantequilla a temperatura ambiente junto con el azúcar que ya os enseñé a hacer AQUÍ, si no tenéis forma de conseguirla no os preocupéis, podéis hacerlo con azúcar normal, simplemente aumentar el tiempo de batida para aseguraros de que se disuelve completamente.

Añadimos entonces los huevos, uno a uno, hasta que no se integre completamente el primero con la masa no añadiremos el segundo y así hasta acabarlos.

Una vez que se forme una masa homogénea, nos puede dar la sensación de que se a cortado, no os preocupéis  al añadir la harina se solucionará.
De momento primero añadimos el aroma de vainilla, batimos un par de minutos más y al final el resultado es el de una masa perfectamente homogénea.


El azúcar caster es un intermedio entre el azúcar granulada (común) y el azúcar glass.


Es el momento de añadir la harina que tamizaremos junto con la levadura, en este caso añadí ½ tbsp (8 gr.)

Iremos incorporando esta mezcla a cucharadas, con la máquina en marcha, sin prisa pero sin pausa.

 

Lo horneamos, en mi caso, a 170º y lo tuve 1 hora, yo os recomiendo que pasados los primeros 45 minutos de horneado, vayais comprobando la cocción pinchando con un palillo en el centro del bizcocho, ya sabeis que cada horno es un mundo . . . .


Es un bizcocho que queda altísimo y bastante compacto por lo que nos facilitará el poder tornearlo sin que se nos desmigue.

Una vez horneado nos aguanta perfectamente 1 semana y congelado hasta 1 mes.

biscocho de vainilla



  • 4 huevos (70 gr. aprox./unidad)
  • 2 cucharadas de agua caliente
  • 130 gr. de azúcar caster (receta)
  • 110 gr. de harina de trigo
  • 40 gr. de harina de maíz (maizena)
  • 5 gr. de levadura
  • 1 cucharada de aroma de vainilla


A diferencia del tradicional, añadí levadura para ayudar al 'subidón' y mezclé un poco de maizena con la harina para darle una textura más suave.


Primero separamos las yemas de las claras y estas últimas las batimos con varillas hasta que empiezen a formar picos, paramos la batidora y añadimos 1/3 del azúcar, de esta manera impedimos que se vengan abajo hasta que necesitemos usarlas.

En el bol ya vacío,sin limpiarlo, ponemos las yemas junto con las dos cucharadas de agua caliente, que ayudarán a que monten más rápido.
Cuando estén semimontadas, añadimos el resto del azúcar caster, que no es más que azúcar comun pulverizada

Deberá quedarnos una masa cremosa y con muchísimo aire ya que habrá aumentado hasta 4 veces su volúmen. Será ese aire precisamente el que se encargará de que el bizcocho quede esponjoso y suave.

Vamos añadiendo las claras reservadas a las yemas con movimientos envolventes de abajo hacia arriba con ayuda de una espátula de silicona y para finalizar, le añadiremos una cucharada de aroma de vainilla.

En un bol, tamizaremos las dos harinas junto con la levadura y una pizca de sal que iremos añadiendo a la mezcla de huevos en forma de lluvia mientras vamos mezclando con la espátula.
Con el molde pulverizado de spray desmoldante colocamos la cantidad de masa según el tamaño de este y horneamos a 170º por el tiempo que dicho molde necesite. Ir controlando el horno pero con apenas 25 minutos será suficiente para que esté listo.

Si preparamos muffins, los meteremos en el horno con la masa repartida en las cápsulas y hornearemos unos 12-15 minutos.

Con la cantidad de ingredientes que os doy salen 500 gr. de masa.